Obra plástica

El Auditorio Nacional custodia un vasto patrimonio artístico que representa una gran variedad de estilos y tendencias plásticas desde los años 90 hasta el presente. Destacan las esculturas de Juan Soriano (La Luna), Vicente Rojo (Escenario 750), Manuel Felguérez (Teorema inmóvil) y Teodoro González de León (Tres figuras áureas).

Posee además un telón tejido a mano con la reproducción del cuadro Las sandías, de Rufino de Tamayo. Éste mide 27 metros de largo y 17 metros de altura, y pesa 1,200 kilos. Es un textil tejido a mano de una sola pieza, realizado durante 90 días en el taller de Marusho, de Kioto, Japón. En su hechura participaron 30 artesanos mexicanos y japoneses; está elaborado con lana, seda, rayón y metales.

En los muros del vestíbulo se exhibe una colección de placas conmemorativas de diversos eventos. Destacados artistas elaboraron estas piezas únicas: Gabriel Macotela, Gilberto Aceves Navarro, Sebastián, Fernando Leal Audirac, Teodoro González de León, Tomás Gomez Robledo, Beatriz Mizrahi, Teódulo Rómulo, Yvonne Domenge, Sandra Pani, Pamela Zambrano, Miguel Ángel González y Abdón Punzo Ángel, entre otros.

La placa conmemorativa inaugural del Auditorio Nacional fue develada por el entonces Presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, el 6 de septiembre de 1991. Se encuentra en uno de los muros de la explanada exterior. Es obra del artista mexicano Gabriel Macotela y fue donada por la Fundación Guillermo Barroso Coricci.

Escenario 750

Escultura monumental del maestro Vicente Rojo, Premio Nacional de Artes 1991, se encuentra en el vestíbulo; es la primera del maestro Rojo que se exhibe en un lugar público. Realizada en lámina de acero de doce centímetros de espesor, pesa 15 toneladas y mide 7,5 m. de alto por 7m. de ancho.

Tres figuras áureas

Inspirado por una roca finamente tallada por el mar, Teodoro González de León creó Tres figuras áureas, obra que poco a poco se convirtió en un poliedro con tres caras compuestas de triángulos o prismas en expansión.

Las tres pieza de 1.618 metros de altura, develada en marzo de 2007 con motivo del cumpleaños 80 del el arquitecto, pintor y escultor, se ubica en la escalinata del recinto donde muestran el estallido de la forma y dialogan, una frente a la otra, como personajes.

Teorema Inmóvil

Manuel Felguérez creó el mural escultórico para conmemorar el 50 aniversario del Auditorio Nacional en 2002. Escultura con platina de plata que pesa 28 toneladas, mide 16 metros de largo y seis de alto.

La Luna

Creación del maestro tapatío Juan Soriano, es la primera escultura de dimensiones colosales de dicho artista en la ciudad de México. Trabajada en bronce, con ocho metros de altura y un peso aproximado de diez toneladas, se encuentra a la entrada del Auditorio Nacional, para ser admirada desde el Paseo de la Reforma. Fue donada por la comunidad mexicano libanesa, la Cámara Nacional de la Industria del Acero y las familias Clariond, Autrey y Ancira.